Subscribe:

Suscripción vía mail

30 de junio de 2011

Riesgos por omitir activos o incluir pasivos inexistentes en la declaración de renta.

Por contribuyente.org 

Uno de los mecanismos más utilizados en la evasión simple, es la omisión de bienes o la inclusión de pasivos inexistentes en la declaración del Impuesto sobre la Renta, practica llevada a cabo por algunos contribuyentes con el argumento de que se trata simplemente de operaciones difícilmente rastreables por la DIAN, pero sin tener en cuenta que la Administración de Impuestos, dentro de sus facultades de fiscalización, puede contrarrestar este tipo de prácticas con medidas como la determinación de la “Renta por Comparación Patrimonial”, la “Presunción de la Renta por Consignaciones Bancarias” y la “Sanción por Inexactitud” contempladas en los artículos 236, 755-3647 del Estatuto Tributario.

Un ejemplo en la omisión de activos, se presenta cuando se negocia un bien inmueble y se escritura por un valor inferior al valor real pactado por las partes, la diferencia entre estos valores acuerdan pagarla en efectivo, y el vendedor, al momento de presentar su declaración de renta, declara únicamente el ingreso por el valor que figura en las escrituras, pero adicionalmente omite declarar como activo el valor del efectivo, piensa que al no quedar registro en la escritura del valor real de la venta, ni al haber pasado el total de la operación por el sistema financiero, que el total del ingreso sería difícilmente rastreable para la DIAN, pero luego con ese efectivo que no se encuentra declarado, comienza a adquirir otro tipo de activos como bienes raíces, vehículos, acciones en sociedades, etc.,  los cuales si son fácilmente rastreables por la DIAN, por lo que éste contribuyente se encontrará en una situación  de un incremento patrimonial no justificado e intenta justificarse en que dichos activos fueron adquiridos con préstamos, es decir, pasivos inexistentes, lo que más agrava la situación.

En realidad, es más el riesgo que se corre con disminuir el patrimonio fiscal de forma artificiosa, que los impuestos que se dejan de pagar con este tipo de estrategias, puesto que la administración dentro de sus facultades de fiscalización, puede determinar esa situación y aplicar severas sanciones.
En el caso de los activos omitidos o la inclusión de pasivos inexistentes, el artículo 239-1 del Estatuto Tributario dispone lo siguiente:
ARTÍCULO 239-1. RENTA LÍQUIDA GRAVABLE POR ACTIVOS OMITIDOS O PASIVOS INEXISTENTES. Los contribuyentes podrán incluir como renta líquida gravable en la declaración de renta y complementarios o en las correcciones a que se refiere el artículo 588, el valor de los activos omitidos y los pasivos inexistentes originados en períodos no revisables, adicionando el correspondiente valor como renta líquida gravable y liquidando el respectivo impuesto, sin que se genere renta por diferencia patrimonial.
Cuando en desarrollo de las acciones de fiscalización, la Administración detecte pasivos inexistentes o activos omitidos por el contribuyente, el valor de los mismos constituirá renta líquida gravable en el período gravable objeto de revisión. El mayor valor del impuesto a cargo determinado por este concepto generará la sanción por inexactitud.
Cuando el contribuyente incluya activos omitidos o excluya pasivos inexistentes sin declararlos como renta líquida gravable, la Administración procederá a adicionar la renta líquida gravable por tales valores y aplicará la sanción por inexactitud. (Negrilla fuera de texto)
Para efectos del tratamiento de los activos omitidos o pasivos inexistentes como renta líquida gravable y sujeta a sanción por inexactitud, se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1. Realizar la depuración del patrimonio con el fin de incluir los activos que se han omitido o desaparecer los pasivos inexistentes, es opcional para el contribuyente, pero si decide no hacer el saneamiento del patrimonio y es la Administración de Impuestos quien detecta esta irregularidad, adicional a la inclusión de los valores como renta líquida gravable, estará sometido a la sanción por inexactitud que corresponde al 160% de la diferencia en el saldo a pagar o saldo a favor, según el caso, determinado entre la liquidación oficial, y el declarado por el contribuyente.

2. Los períodos no revisables, son aquellos cuyas declaraciones de renta ya se encuentran en firme, conforme a los artículos 689-1 (con beneficio de auditoría) ó 714 (término de firmeza por regla general de 2 años), por lo tanto, si la declaración de renta no está en firme, quiere decir que es revisable y, por ende, corregible y no podrá adicionarse como “Renta Liquida Gravable” el valor de los activos omitidos o inclusión de pasivos inexistentes, sino que debe ser cuestionada por la vía del requerimiento especial, el emplazamiento para corregir y posterior liquidación oficial de revisión por dicho período.

3. El contribuyente no liquida la sanción por inexactitud cuando voluntariamente decide incluir como renta líquida gravable los activos omitidos o pasivos inexistentes originados en períodos no revisables, ésta sanción solo procede cuando es la Administración de Impuestos quien detecta la irregularidad sancionable.

4. El hecho de considerar renta líquida gravable el valor de los bienes omitidos o pasivos inexistentes incluidos en períodos anteriores, parte del supuesto que corresponden a utilidades que se están ocultando al fisco nacional, es decir, que no se aceptan costos y deducciones contra esos valores, por lo tanto, cuando el contribuyente incluya en su declaración los activos omitidos o pasivos inexistentes pero no los declara como “Renta Gravable”, la DIAN procederá a adicionar la renta líquida gravable por tales valores, determinará el impuesto y aplicará la sanción por inexactitud.

5. El valor correspondiente a las rentas gravables por activos omitidos o pasivos inexistentes se deben declarar en el renglón 51 del formulario 210 ó renglón 63 del formulario 110.
Por esta razón es importante, en especial para las personas naturales que no acostumbran informar en su declaración de renta la totalidad de sus activos, determinar un valor razonable y declarar activos como muebles y enseres, joyas, obras de arte y demás bienes y derechos apreciables en dinero (Artículo 261 del E.T) con el fin de evitar incrementos no justificados de su  patrimonio cuando vende este tipo de activos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada